Lenta y con una demanda inferior, en relación a igual fecha de 2017, se registraba este viernes el transporte que lleva pasajeros que viajan por turismo o promeseros, a la Tirana. La mayor dificultad la expresaban los conductores de buses, que hasta el mediodía permanecían en Genaro Gallo, sin poder estacionar en Bulnes para ofrecer sus servicios a los viajeros, como en años anteriores.

LENGUA DE SEÑAS