El ministerio de salud puso en ejecución, en octubre pasado, una campaña de vacunación de embarazadas desde la semana 28 de gestación, para prevenir la tos convulsiva, o tos ferina o coqueluche, como se conoce popularmente esta afección, que ataca especialmente, el sistema respiratorio de los infantes, hasta los seis meses de edad, llegando incluso a causar la muerte.