La primera evaluación del Censo dio como resultado un desarrollo relativamente normal, excepto por una caída del sistema informático en las primeras horas de la mañana o las dificultades para asignar zona a algunos censistas; por el lado del trabajo en la calle, la mala forma en que fueron recibidos algunos censistas en ciertos hogares. Sin embargo, hasta ese momento, no había ninguna novedad que informar.

Lengua de señas