Conmoción generó la noticia del cierre de la fábrica de los calzados Guante y Gacel, que dejó a casi 300 empleados despedidos en la comuna de San Miguel. Una noticia que generó opiniones dispares sobre la realidad económica de nuestro país, y sobre la necesidad o no de generar leyes de protección hacia éste sector.

LENGUA DE SEÑAS