La PDI y la Fiscalía de Tarapacá lograron desbaratar una red de personas que aprovechando una franquicia aduanera para chilenos que han residido en el extranjero, ingresaron 41 vehículos de alta gama al país.