Las denuncias y renuncias de funcionarios, nombrados sin concurso incluso a nivel internacional, ya no sorprenden a la sociedad chilena, que a diario conoce de nombramientos y posteriores desvinculaciones, con explicaciones que no satisfacen a nadie. Además de criticar estas prácticas, los chilenos, en este caso iquiqueños, señalan que en la aparición de los pitutos están los parentescos, compromisos y la falta efectiva de trabajo para todos los chilenos.

LENGUA DE SEÑAS