Un completo operativo, que incluyó presencia policial, inspectores municipales y fiscalizadores de salud, entre otros, marcaron la jornada de este jueves en la Feria itinerante que se ubica en calle Errázuriz, entre Orella y José Joaquín Pérez. El objetivo de la fiscalización fue evitar la instalación de “coleros” o “pulguitas”, como se autodenominan, que -muchas veces- bloquean rutas de escape, como ocurrió durante el último temblor. Con anterioridad, las autoridades habían anunciado esta medida, con la finalidad de continuar con el ordenamiento del comercio ambulante.

LENGUA DE SEÑAS