Aunque nuestro país es uno de los top ten en turismo de aventura y nuestra región ofrece las condiciones naturales necesarias, la fiscalización de éstas prácticas no parece estar a la altura.