La gente se pregunta qué pasó después del incendio de la Azufrera y cómo marchan las investigaciones del caso, pero esta emergencia medioambiental también develó la necesidad de contar con tecnología especializada para medir la calidad del aire.

LENGUA DE SEÑAS