Miles de personas acudieron hasta la avenida Arturo Prat, en el sector de Cavancha, para apreciar la magia de una bailarina gigante que, no sólo danzaba al ritmo de una contagiosa melodía, sino que entregaba un mensaje feminista y un clamor para que terminen los abusos a las mujeres en todo el mundo.