A menos de 24 horas del cambio de gobierno, dos manifestaciones de protestas fueron  protagonizadas en las calles del centro de Iquique. Por una parte, los docentes, apoderados y estudiantes del Colegio Unap gritaban “queremos clases”, para exigir al  alcalde Mauricio Soria y al Intendente  regional Miguel Ángel Quezada,  mediar en el conflicto que mantiene paralizado este establecimiento educativo. Y por otro, en las afueras de la Intendencia,  los vecinos de  Alto Hospicio pidieron la construcción de  viviendas para más de  500 familias, en unos terrenos ubicados en La Pampa.

 

LENGUA DE SEÑAS: