Un círculo virtuoso, en el ámbito de la música clásica, se cerró este fin de semana con el primer concierto del año de la Orquesta Juvenil de Tarapacá, que deslumbró por el avance alcanzado por los niños, gracias al trabajo mancomunado de alumnos, profesores y apoderados.

LENGUA DE SEÑAS