Lo que parecía una gran solución para el tránsito, con la habilitación del par Vial Esmeralda-Sotomayor, se ha constituido más bien en un problema para los vecinos, conductores y peatones, ya que concluido el trabajo de asfaltado, los postes del alumbrado público siguen instalados en la calzada, con todo el riesgo que ello significa.

LENGUA DE SEÑAS