El 20% de la energía que se utiliza en Chile proviene de fuentes limpias. Un número que se adelantó a los pronósticos, puesto que se esperaba alcanzarlo recién el 2025. Cifra que llena de optimismo al Gobierno, donde aseguran pretenden seguir ampliando la matriz de energías renovables.