Una de las voces más representativas del cantar iquiqueño y que acompañó incontables jornadas de música en nuestra ciudad, se apagó para siempre, el lunes 17 de abril. Moncerrat Rivera, nacido y criado en el barrio El Colorado, sucumbió a un deterioro de salud inexorable, que terminó con su vida a los 72 años.

Lengua de señas