La precariedad en la construcción de viviendas en algunos sectores del casco antiguo de Iquique, quedó de manifiesto -de manera ostensible- después de los dos incendios que se produjeron en los últimos días y que dejaron a más de sesenta personas sin hogar y 16 casas destruidas en su totalidad.

Ver con lengua de señas