Sin lesiones ni daños a su equipo, ni a una vivienda, resultó un parapentista viñamarino, que por causa del viento, cayó sobre el techo de una casa en obispo Labbé con Riquelme, en el centro de la ciudad.

Testigos dijeron que escapó de caer sobre los cables eléctricos, lo que habría sido muy grave.