El transporte público, sigue siendo uno de los peores puntos de nuestra ciudad, a tal punto, que ni la Zofri se salva de los altos precios o los caprichos de los choferes, de ir o no a tal o cual lugar.

Lengua de señas