Conductores de buses y minibuses, autorizados para trasladar peregrinos a La Tirana, critican la nueva ubicación dispuesta por la autoridad para los vehículos que prestan este servicio, ya que sólo se cambió de lugar a los buses y minibuses, manteniendo la ubicación en Salvador Allende y Bulnes, favoreciendo con ello a los taxis y micros. La medida, que tuvo poca difusión, dificulta la llegada de pasajeros al sector aledaño al Cementerio Tres, acostumbrados al sistema anterior, lo que favorece sólo a unos pocos.

LENGUA DE SEÑAS