Comerciantes que tienen locales  junto a sus viviendas y que los atienden personalmente, abrieron sus puertas al barrio mientras esperaban la visita de los censistas.

Dijeron haber consultado respecto de esta alternativa y la ejecutaron, aunque hubo poca demanda. El transporte también tuvo una jornada realmente tranquila.

Lengua de señas