Con más de 50 años de tradición, todavía se encuentran en las calles del centro de la ciudad a los zapateros que confeccionan las botas usadas por los bailarines en las fiestas religiosas de La Tirana y San Lorenzo.

LENGUA DE SEÑAS